UNIVERSO DE CAPRICHOS

Un espacio donde encontrar ideas para darte un capricho. Este sitio es tanto mi recetario personal para tenerlo en cualquier lugar como una ventanita al mundo de las cosillas que voy haciendo.

BAGELS

HOLA HOLITA !!!!!!!!!!!!!!!

Ya se acabaron las vacaciones y hemos vuelto al trabajo y en breve a la rutina, pero bueno, de vez en cuando apetece hacer alguna cosilla y hoy me apetecía hacer unos bagels. Hace tiempo ya probé a hacerlos y aunque estaban buenos no salieron muy bien, estaban muy prietos y se me quedo esa cosita de volver a intentarlo. A mí las masas tipo pan no me salen muy bien, siempre me salen masas más bien secas y prietas, pero supongo que será cuestión de seguir intentándolo y probando. Esta vez salieron mucho mejor, tanto de consistencia como de sabor aunque se puede mejorar bastante, un buen amasado es la clave principal en estas masas, en internet hay infinidad de videos de como amasar, así que no te dé cosa ponerte el delantal y manos a la masa.

bagel1

El origen de los bagels es algo incierto, hay leyendas que dicen que el primer bagel lo hizo un panadero austriaco para agradecer al Rey de Polonia Jan III en el 1683 tras la guerra contra los otomanos y este fue con forma de estribo. Más adelante con los exilios en la Segunda Guerra Mundial, fueron los judíos quienes llevaron este bollo a Estados Unidos, extendiéndose por todo el país, aunque donde más típicos son es en Montreal y New York. En Montreal el más purista es con malta y huevo, sin sal y escaldado en agua con miel para luego ser horneado en horno de leña y cubierto con semillas de sésamo, mientras que en New York, lleva sal y mal y se hornea en un horno convencional después de escaldarlo. Lo que sí tienen en común es que los originales son con harina de trigo.

Estos bagels que he hecho, son como un revoltijo de ambos bagels tradicionales.

* INGREDIENTES *

750 gr harina de fuerza

1 1/2 cucharadita de levadura seca de panadería

1 cucharadita de azúcar

4 cucharaditas de sal

450 ml de agua tibia

2 1/2 cucharadas de sirope de malta, sirope de maíz, melaza o azúcar moreno

30 ml de aceite de oliva

Harina de maíz para espolvorear

Huevo para pintar los bagels (opcional)

Semillas para adornar (amapola, pipas, sésamo, pipas de calabaza,…) (opcional)

** PARA EL LIQUIDO DEL ESCALFADO **

3 litros de agua

1 cucharada de azúcar moreno

2 cucharadas de sal

* PREPARACIÓN *

– En un vaso, ponemos la levadura seca de panadería con una cucharadita de azúcar y unas 3 o 4 cucharadas del agua tibia, desliamos bien y dejamos reposar mientras preparamos los demás ingredientes. Al pasar unos 5 minutos debería ser una pasta espumosa, si no tiene espumita, tira el preparado y prueba a hacerlo de nuevo. No he pesado la levadura esta vez, pero si no usas levadura seca, puedes usar levadura fresca, la cantidad seria 3 veces el peso de la levadura seca (1 gr de levadura seca = 3 gr de levadura fresca) y también la tienes que desliar con agua tibia.

– En un bol amplio, ponemos la harina y la sal y mezclamos bien.

– A parte, mezclamos el agua con el edulcorante que vayas a utilizar, el preparado de levadura y el aceite y mezclamos bien.

– Ahora, echamos la mezcla de líquidos sobre la harina y la sal y comenzamos a mezclar. Puedes hacerlo con maquina o con las manos. Yo te aconsejo que si tu maquina no es muy potente, lo hagas con las manos, ya que se queda una masa muy densa. Yo amase con las manos y me llevo obtener una masa lisa y algo elástica que no se pega unos 10 – 15 minutos.

– Coge la masa y haz 10 bolitas iguales, cúbrelas con film transparente y déjalas reposar unos 20 minutos en un lugar cálido. Mi consejo es trabajar rápido y cubriendo constante mente con un trapo o un film transparente para que no se seque la capa externa de la masa mientras manipulamos.

– Ahora comenzamos a formar nuestros bagels. Cubrimos una bandeja con papel sulfurizado (papel vegetal o papel de horno) y lo aceitamos. Vamos cogiendo las bolitas y haciéndolas rodar sobre una superficie lisa y limpia vamos formando cilindros de unos 25 cm de largo, achatamos un poco los extremos, humedecemos las partes que se pegaran una con otra y superponemos apretando un poco con cuidado de darle la forma que queremos de rosquilla y vamos colocándolos en el papel engrasado, teniendo precaución de ponerlos bien separados ya que aumentaran su volumen en el levado.

bagel2
– Cuando tengamos nuestros bagels formados, los dejamos leudar un par de horas en un lugar cálido (yo los metí en el horno apagado), también los puedes dejar en la nevera de entre 6 a 12 horas, así los puedes preparar la tarde de antes y tenerlos casi listos para hacerlos a la mañana siguiente.

bagel3

– Una vez haya pasado el tiempo de levado, ponemos una olla amplia con el agua, el azúcar moreno y la sal y llevamos a ebullición. Una vez tenemos el agua lista, vamos metiendo con cuidado los bagels (se deforman muy fácilmente) y los dejamos 1 minuto, le damos la vuelta y dejamos medio minuto más, los sacamos y dejamos escurrir en una rejilla.

bagel4

– Solo nos queda hornearlos, para ello, ponemos un papel de horno engrasado (yo use el mismo donde leudaron), espolvoreamos bien con harina de maíz y colocamos nuestros bagels, yo en este caso los pinte por toda su superficie con huevo batido y luego espolvoree la mitad con semillas de amapola. Este último paso puedes hacerlo como más te guste, puedes espolvorear el/los ingredientes que más te gusten. Otra opción es poner esos ingredientes en un bol y cuando saques los bagels del escalfado cuando aún estén húmedos los pasas por los ingredientes y estos se quedaran pegados, este paso ya como prefieras.

bagel6

Otra opción puede ser añadir semillas, frutos secos,… a la masa, utilizar diferentes harinas (teniendo en cuenta que cada harina necesita diferente hidratación por lo que la cantidad de agua puede variar), ya es cuestión de gustos e imaginación.

– Por último, vamos a hornearlos, previamente habremos precalentado el horno a 220 grados y cuando metamos los bagels bajaremos la temperatura a 210 grados y hornearemos unos 20 – 25 minutos, que veamos que están algo dorados.

– Solo queda sacarlos del horno, ponerlos en una rejilla y esperar que se enfríen para devorarlos, nosotros no esperamos y nos los comimos aun templados, pero me encantan para el desayuno tostados con queso de untar y jamón serrano, pero la variedad en cuestión de cómo comerlos es infinita.

bagel5

Una buena opción es, una vez hechos nuestros bagels y enfriados, si no los vas a consumir todos, puedes cortarlos a la mitad y congelarlos metiéndolos en una bolsa bien cerrada, así puedes sacarlos y meterlos directamente al tostador.

Anuncios
Deja un comentario »

A %d blogueros les gusta esto: